HUMAN FLOW | AI WEIWEI TOMA NUEVA YORK

¿Qué pasa cuando tu patria deja de existir? ¿Qué pasa cuando tu casa ya no es tuya? ¿Qué pasa cuando tu tierra no puede dar de comer a tu familia?

HUMAN FLOW
© Adam Freeman.

Las buenas vallas hacen buenos vecinos” es un dicho popular en Inglés. Básicamente viene a decir que si los límites están claros, la gente se lleva mejor. Los límites o las fronteras. Según se mire.

En un momento social en el que se general más muros, fronteras y legislaciones que puentes y puertas, el artista Ai Wei Wei se para y reflexiona sobre todas las personas que no tienen un muro que construir porque no tienen tierra donde asentarlo. ¿Qué pasa cuando tu patria deja de existir? ¿Qué pasa cuando tu casa ya no es tuya? ¿Qué pasa cuando tu tierra no puede dar de comer a tu familia? Pues que coges lo que puedas cargar y te vas a buscar la puerta que rezas para que exista en la valla que ha puesto tu vecino.

Si aun creemos que el contenido es el corazón de una buena obra, Ai WeiWei nunca defrauda. Mediático a más no poder, ha hecho todo lo posible y más para transmitir un mensaje necesario, social y justo en cada una de sus obras. Y no ha sido gratis, Ai WeiWei ha pagado el precio personal y a día de hoy es un disidente asentado en Berlín.

Este artista de origen chino usa como medio las grandes instalaciones artísticas (véase las pipas de Sala de Turbinas en la TATE, las nueve mil mochilas en la instalación Remembering o Forever Bicycles), la fotografía, el vídeo, el documental, Instagram y Twitter para hacer de sus reflexiones su obra. En el documental Never Sorry le vimos enfrentarse al Estado chino, reflexionar sobre su país, su historia y su vida. Eso fue en 2012. Ahora las cosas han cambiado.

La reflexión es ahora mundial, no es un caso, no es un país, no es una historia, es una mirada a un momento histórico universal, a algo que desafortunadamente nos une. Su obra sale del cine a la calle y de la calle al cine. 300 obras con Public Art Foundation por toda la ciudad de Nueva York para recordarnos las caras de los refugiados, las vallas que creamos, y las fronteras que inventamos.

El documental Human Flow, se proyectaba en algunos cines de NY y Washington, así que nos fuimos al Angelika a vernos 2 horas y 20 minutos de realidad sin anestesia. Diferentes casos, diferentes partes del mundo y la misma sensación de ¿cómo puede pasar esto? ¿cuándo y cómo hemos construido esta valla? Rodado en 23 países en un año, vemos los casos de refugiados e inmigrantes en el Sureste Asiático, Europa, Norte América, África y Middle East. Los casos son diferentes, los sentimientos son los mismos, miedo, rabia, dolor, desconocimiento, devastación, pero sobretodo, prisa. Prisa por salir, por entrar, por dejar de andar, por comer, por curar, por prosperar, por volver a ser personas. Y con una sensación muy extraña en el estómago y una mirada al pasaporte que pone “Unión Europea” en la portada, nos fuimos a pasear por la ciudad, a descubrir esas caras. Algunas cuesta verlas, como la realidad, otras en cambio son ineludibles. En Washington Square, en el corazón de NYU, bajo el arco que simboliza la creación del Estado y la libertad, Ai WeiWei ha instalado una puerta de relucientes barrotes traspasada por la figura de dos de esas personas que se apoyan en el otro para continuar andando, para llegar a la valla.

En el poema de Robert Frost Mending Wall dice “Something there is that doesn’t love a wall”. Y aunque la valla se dañe, se agriete y se abra, cada año con sus dudas sobre la necesidad de ella, la reconstruye junto a su vecino, que al cuestionarle su funcionalidad le repite “Good fences make good neighbours” y así de nuevo, vuelven a cerrarse el paso el uno al otro. ■

 

Perfil de la autora

andreaAndrea M. estudió Historia del Arte en la Universidad Autónoma de Madrid, especializándose en Arte contemporáneo. Posteriormente estudió diseño de interiores en el IED de Barcelona y estudios de mercado del arte en Sotheby’s NY. Ha trabajado en galerías de arte contemporáneo en NY, Madrid y Barcelona y coordinado contenidos para museos los últimos 5 años en Bruselas, Kuwait y Dubai.

Actualmente vive y trabaja en Nueva York. Continúa escribiendo en artemagma, su blog personal, y colabora en la plataforma de arte contemporáneo elRespirador, donde escribe sobre arte contemporáneo desde un punto de vista muy personal.

Más información

Accede a más cartas desde NY clickando aquí.

Créditos de imagen del fondo:

<a href=”https://www.freepik.com/free-photos vectors/background”>Background image created by Luis_molinero.