EN LÍNEA. EL ARTE EN LA ÉPOCA DE LA NO-DISTANCIA

La Fundación Valentín de Madariaga presenta 'World Neighbours'. En línea con los planteamientos de Fernando Francés, esta exposición reitera el concepto de "artistas de proximidad", eliminando a su vez las distancias que, en un principio, imponemos a las ideas artísticas.

en linea

No es un misterio el hecho de que vivimos en un mundo hiperconectado. Las influencias de Internet, las redes sociales y los mass media nos han permitido ver conexiones donde antes éramos incapaces de tan siquiera pensarlas. Nos han acercado a personas y lugares, lo que nos ha permitido establecer vínculos inimaginables entre elementos extraordinariamente dispares a lo largo del globo. La suma de estas disparidades y diversidad la podemos ver recogida en World Neighbours, muestra que traslada la colección del CAC Málaga a la Fundación Valentín de Madariaga de Sevilla, del 26 de enero al 1 de abril de 2018.

En este caso la Fundación actúa casi como estuche para un interesante proyecto. Fernando Francés es quien establece la premisa que fundamenta el proyecto en sí y que nos lleva a pensar en esta amalgama de conexiones con su correspondiente invitación a explorarlas: “la creación artística no está ligada a lugares, ni a generaciones. La inspiración se desenvuelve en cualquier lugar y desde este punto de partida, somos conscientes de que existe un movimiento creativo más cerca de lo que creemos”.

World Neighbours acerca estos lugares y los concreta en un espacio establecido –la Fundación Valentín de Madariaga- permitiendo una aproximación física y una apreciación sensible no solo al concepto, sino a los mismos artistas abarcados por esta generalidad, pues presenta cincuenta y cuatro obras de treinta y seis artistas aunados bajo la condición de ser “artistas de proximidad”. Dicha denominación venía a englobar artistas próximos a Málaga o andaluces en su generalidad. Esta definición fue creciendo hasta englobar la proximidad como línea de trabajo, es decir, artistas cuya forma de trabajar quedasen relacionados bajo conceptos similares, llevándonos a ampliar la definición de manera internacional, configurando así la “proximidad” como algo global dando una importancia capital a la identidad intelectual frente a la residencia física. De esta manera encontramos obras de artistas internacionales como Marina Abramovic, Los Carpinteros o Marcel Dzama –presentes en ARCO 2018- junto con artistas nacionales como Santiago Sierra, Miki Leal, Marina Vargas o Mar García Ranedo, todos ellos bajo un mismo techo y dialogando entre sí.

Del proyecto, originalmente nacido en el CAC Málaga, se seleccionan una serie de obras que serán las presentadas en las salas de la Fundación. Al ser un espacio delimitado permite crear relaciones mucho más directas -en algunos casos hasta obvias- de dichos artistas como pudiera ser el caso de la Sala 1 donde la pintura monocroma de Yan Pei-Ming dialoga con el vídeo de Marina Abramovic sobre la vida y la muerte acompasados por el misticismo de Manuel León, cuyas obras, de clara influencia barroca, no hacen sino hablar sobre una cultura sevillana basada en la iconografía. De esta idea se nutren Jason Rhoades y Marcel Dzama, uno mediante un planteamiento metafórico de la idea de frontera y el otro mediante elementos de fantasía como herramientas para “pegarnos al instante”, a una realidad de continuo cambio.

Si seguimos nuestro camino llegaremos a la Sala 2, lugar de reunión de Santiago Sierra, Thomas Ruff y Curro González. La intervención del alemán Thomas Ruff plantea la necesidad de la verdad en una sociedad en perpetua guerra política, pensamiento auspiciado a su vez por Curro González al presentar un conjunto extrañamente similar al Despacho Oval. Tras el mismo, y mediante una ventana, logramos ver la explosión de una bomba atómica a la cual dan la espalda las mujeres retratadas por Santiago Sierra, reiterando así ese halo de anonimato y vergüenza que lleva a pensar en temas tales como racismo, inmigración, pobreza y prostitución.

en linea

La Sala 3 es un espacio dedicado a lo íntimo, pues los dibujos de Louise Bourgeois nos hablan de sus secretos en forma de miedos, traumas, iras… elementos autobiográficos utilizados por la artista para mostrarse al público. Este giro introspectivo podemos encontrarlo también en la obra de Miki Leal, pues se vuelca de manera autobiográfica al presentar recuerdos de su  infancia entrelazados con aquella cartelería californiana de los 40’- 50’ empleada, en este caso, para configurar una suerte de bodegón. Este juego de ideas y relaciones lo veremos también en las obras de Chema Cobo, Patricio Cabrera y Abraham Lacalle, destacando el mencionado tono de juego tomado por el primero. Patricio Cabrera, mientras tanto, se inspira en el cómic, la cultura popular y el surrealismo; Abraham Lacalle integra cierto tono cómico en su relación con el exterior. Junto a todos ellos Rinus Van de Velde crea imágenes a carboncillo que bien parecen esculturas para intentar “habitar esas imágenes, convertirme en personaje”.

Manuel Pedro y Miguel Pablo (MP & MP Rosado) nos reciben en la Sala 4 en forma de escultura. Juegan con percepciones espaciales aunados a esa cualidad dual que resulta de su parentesco, logrando plantear ideas sobre cómo de difusa resulta la identidad del individuo. Javier Calleja utiliza también una dualidad espacial donde “llenar” un espacio denota su importancia frente a la “ocupación” del mismo empleando la diferencia de escalas para generar inquietud, planteada a su vez por Rubén Guerrero, quien busca cuestionar la realidad en tanto nos presenta una imagen que oculta lo que tenemos detrás, replanteando la idea de espacialidad e importancia de lo oculto. Manuel León no nos oculta nada, nos presenta forma en color como invitación a perdernos y generar sensaciones desde dentro de la obra. Toma el relevo Marina Vargas, aunando formato y color para presentar una pieza como extraño diálogo entre vida y muerte.

en linea

Todo esto nos lleva a los paisajes de la Sala 5 donde llama la atención la cotidianeidad dada por Santiago Ydáñez a sus pinturas. Sin embargo, será la nostalgia de Miguel Gómez Losada lo que destaque: intensas cargas emocionales y oníricas en sus paisajes enlazadas directamente a ese elemento perturbador amasado por Antonio Montalvo. Vemos también a José Luis Puche y esas mujeres como fotograma petrificado remitiendo a su vez al trabajo cuasi escultórico de Victoria Civera.

La Sala 6 continúa en parte con esta línea, pues será Pilar Albarracín quien llame la atención hacia la abismal desigualdad de roles de género, explotado a su vez por Helena Almeida, que añade un suave sentimentalismo utilizado también en las obras de Mar García Ranedo, cuyos dibujos plantean una relación entre ámbito pictórico y lenguaje. Las obras de Adriana Torres también parecen hablarnos, pues resultan de una dulzura extraordinaria bastante contrapuesta a Rebecca Horn y sus estudios de la “maquinización” del cuerpo.

Es en la Sala 7 donde Los Carpinteros exponen esas arquitecturas imposibles dialogando perfectamente con la obra de Dioniso González y su reconstrucción de paisajes desolados mediante arquitecturas futuristas que encajarían a la perfección en el mundo de Rafael Agredano, con su narración y continuo cuestionamiento de la realidad. E igual de descarnada es la obra de Olafur Eliasson y el cómo establece cuestiones relevantes para la sociedad.

en linea

Finalmente llegaremos a una extraña Sala 8 habitada por la iconografía de Matías Sánchez, el cual llama la atención por el cromatismo y la disposición dada a los cuerpos. Cristina Lama plantea paisajes que “saltan desde el interior”, rechazando una individualidad presente sin embargo en la apreciación de la obra y en las identidades tratadas por Carlos Aires, que no hace sino plantearnos la dualidad entre ser y parecer. Cindy Sherman cierra este círculo con una idea similar al hablar de esos mundos de fantasía: terribles y oníricos.

Este es el conjunto planteado por World Neighbours: sus ideas y conceptos se relacionan a un nivel muy íntimo, logrando crear vínculos duraderos e infinitos entre diversos artistas que, probablemente, no hubieran pensado en una conexión así. Al fin y al cabo todos somos vecinos dentro de esta charada llamada mundo. ■

 

Más información:

Accede a la web clickando aquí.

Accede a otros eventos de la Fundación Valentín de Madariaga clickando aquí.

 

Imágenes

  1. Vistas de la sala expositiva. Cortesía de la Fundación Valentín de Madariaga.
  2. Vistas de la sala expositiva. Cortesía de la Fundación Valentín de Madariaga.
  3. Vistas de la sala expositiva. Pieza de los hermanos MP & MP Rosado. Cortesía de la Fundación Valentín de Madariaga.
  4. Vistas de la sala expositiva. Cortesía de la Fundación Valentín de Madariaga.