LA TRA(D)ICIÓN DE LOS SÍMBOLOS | DORIS HAKIM EN ESPACIO LARAÑA

El Espacio Laraña de Sevilla acoge la muestra individual de Doris Hakim 'La tra(d)ición de los símbolos', comisariada por Antonio Molina Flores.

DORIS HAKIM

EEspacio Laraña de la Facultad de BBAA de Sevilla presenta La tra(d)ición de los símbolos, muestra individual de Doris Hakim comisariada por Antonio Molina Flores. La exposición inaugura el 13 de marzo y podrá verse hasta el 6 de mayo. Sobre el proyecto La tra(d)ición de los símbolos, Antonio Molina escribe:

El símbolo tiene una dimensión espiritual, pero también una dimensión psicológica y gnoseológica. Nuestro universo es simbólico. Pensamos con símbolos y vivimos entre símbolos, hasta tal punto que algún filósofo nos ha definido como seres simbólicos. De ahí la importancia radical de situarse en ese centro, en ese eje axial de nuestra cultura, de nuestras vidas y de nuestra experiencia, para intentar comprender que nuestra visión del mundo se articula a través de símbolos. Pero la experiencia del símbolo es una experiencia del límite. El símbolo marca, de una manera cortante, lo que está incluido en él y lo que está fuera. Y lo que ocurre cuando se mezclan varios símbolos es que entramos en un juego de exclusiones. Para complicar un poco más las cosas, lo simbólico quiere dar cuenta de toda al realidad, con lo que se incluyen lo visible y lo invisible. ¿Y puede haber exclusiones en el mundo de lo invisible? Con más frecuencia de lo que imaginamos, de ahí la necesidad de un arte sensible a este juego en el que, a menudo, nada es lo que aparenta ser.

Pero dejemos estas abstracciones y bajemos al mundo real de las cosas. Un trozo de tela, de varios colores. Cuando una determinada comunidad, erigida en sociedad política, elige un trozo de tela como bandera, las cosas se clarifican, a la vez que se hacen más complejas. La bandera es el símbolo que representa a la comunidad de los incluidos en un estado, en un país, en un territorio. Y a la vez excluye a quienes no pertenecen a ese comunidad. Algo similar ocurre con los símbolos religiosos. Pues bien, una realidad tan compleja forma parte esencial del juego que Doris Hakim pone en marcha. Como una malabarista que mantiene a la vez, en el aire, varias bolas de colores, la artista nos invita a reflexionar sobre los límites de nuestra realidad sensible y, a la vez, sobre sus implicaciones espirituales.

Biográficamente Doris Hakim ha vivido en sociedades en las que la fricción entre las religiones islámica, judía y católica, son constantes. Las tres religiones del Libro, los tres monoteísmos de Occidente y Oriente Próximo, con muchas cosas en común (algunos profetas, particularmente Moisés) y grandes diferencias no solo religiosas, sino culturales y de la vida cotidiana. Su obra sería imposible en sociedades cerradas, represivas, en la que está prohibida o amenazada la libertad de expresión, lo que nos sitúa frente a nuestros propios miedos, individuales y colectivos, frente a las normas que aceptamos por temor, los tabúes y la autocensura. La obra de Doris Hakim es una obra valiente que desafía los límites del pensar, no apta para espíritus timoratos o ciudadanía sumisa. Nos coloca en una colina o atalaya en la que vemos, con toda claridad, que la libertad es ideológica o no es libertad. Y que no hay libertad política o religiosa sin libertad de pensamiento. Hemos visto recientemente en Europa cómo el núcleo duro de las religiones es alérgico al humor, respondiendo al chiste o a la mera transgresión verbal con asesinatos colectivos. ¿Qué es lo que atenta, de un modo tan grave contra aquél núcleo? En esta obra no hallaremos respuestas. Al revés, la reflexión que la obra nos propone abre el espectro de las preguntas. Y frente a sistemas de pensamiento monolíticos, ámbitos de poder y represión, esta obra se constituye en un sistema abierto de preguntas, de interrogaciones individuales y colectivas.

Sus obras nos hacen pensar de nuevo acerca de símbolos que conocemos sobradamente, que forman parte de nuestra experiencia sensorial y cultural, pero al introducir un elemento nuevo, el viejo símbolo se convierte en un elemento inquietante, en una interrogación que nos concierne, en un nuevo enigma frente al que no podemos quedar indiferentes. Esa es su potencia. 

Además, obras como Vestido de novia, Je suis Veronica o Wash your sins (lave sus pecados), añaden a un claro compromiso político por la libertad una rotunda perspectiva de género, nacida de la intuición y del pensamiento, pero también de sus experiencias en Israel, Grecia o Palestina. 

Se nos presenta así Doris Hakim como una artista completa, poseedora de un universo propio y que será, en muy poco tiempo, referencia ineludible en el arte de nuestro tiempo. ■

 

Inauguración

Jueves 13 de marzo a las 20:00 h.

Espacio Laraña, Sevilla.

Fechas

13 de marzo – 06 de mayo, 2018.

Horario

Lunes a Viernes: 11:00 – 14:00 h / 17:30 – 21:00 h.

Más información

Accede a la web clickando aquí.

Accede a otros eventos del Espacio Laraña clickando aquí.