CONTINUIDAD EN EL PRESENTE, VISTAS DE UN FUTURO

Comisariada por María Arregui, la muestra 'A2: Crónicas del mundo actual', que acoge la Fundación Valentín de Madariaga se establece como un recorrido por ocho salas, cada una de las cuales pivota sobre un concepto distinto, divisiones temáticas cuya conjunción plantea cuestiones sobre el mundo presente.

PRESENTE

Si miramos más allá de la conocida, y en exceso mitificada, figura del coleccionista, no encontramos sino una persona –o personas- que buscan plantear la realidad, su realidad, mediante una serie de piezas, pues una colección no versa tan solo en los objetos que la componen, sino en el planteamiento dado a los mismos. Esta premisa nos permite acercarnos y comprender la idea de colección como una suma de elementos los cuales se aúnan bajo la realidad configurada por su dueño, pues “una colección de arte es la historia narrada en obras de quienes la conforman”.

Son Álvaro Marimón y Antonio Jiménez quienes proyectan esta realidad en la exposición A2: Crónicas del mundo actual, presentada en la Fundación Valentín de Madariaga (12 abril- 15 junio). Comisariada por María Arregui, la muestra se establece como un recorrido por ocho salas, cada una de las cuales pivota sobre un concepto distinto, divisiones temáticas cuya conjunción plantea cuestiones sobre el mundo actual. Así, se presenta como algo más que fondos de colección a ojos del público pues “son un modo de autobiografía, y las obras son un lenguaje de código personal y subjetivo”. La colección se expuso en la Diputación de Huelva bajo el título Explícito y oculto: percepciones del ser, en este caso María Arregui le da una vuelta de tuerca al concepto establecido en la misma.

Esto podemos verlo nada más entrar, pues la primera sala, Fronteras, idea este concepto auspiciado por obras de apariencia dispar. Si bien las obras nos hablan de guerra, soledad, aislamiento, podemos reunirlas bajo dicho título configurando un todo. Burning horses de Manolo Bautista habla de la inquietud, de cómo la falsa sensación de colectividad oculta el hecho de que la individualidad hace tan solo miremos por nosotros mismos. Tots els tigris nº6, de Guinovart, y Patio de butacas de Belinchón, reafirman esta idea, el uno mediante un estudio pictórico referente a la Guerra de Irak y el otro con la inquietud generada de un lugar que acostumbramos a ver siempre lleno. El hombre en el jardín de Don Wensheng cierra el círculo con su explícita idea de aislamiento entendido desde el punto de vista de la tradición.

PRESENTE

Al pasar esta frontera, llegamos a El mundo en escena, título bastante simbólico para la sala precedida y significativo en tanto “presenta temas incómodos sin obviar”: When we are rich de Matías Costa y Arno2 de Pierre Gonnord hablan de la teórica dignidad innata al ser humano, retirada por los sistemas políticos actuales. Costa habla de las aglomeraciones y la necesidad de espacio como elemento dignificador, mientras que Gonnord lo hace mediante la directa y fuerte mirada de un marginado, ambos compartiendo sala con Hombres verticales, mediante la cual Juan Carlos Robles crea una suerte de políptico distorsionado con las codificadas imágenes de políticos reconocidos, personas tan distorsionadas como las hacen ser sus mensajes.

Si bien ‘una imagen vale más que mil palabras’, esta dicotomía se rompe y abraza bajo Palabra e imagen, logrando una suerte de paradoja donde “las imágenes se pueden describir con palabras y las palabras se pueden describir con imágenes”. Prueba de ello es History of printmakers. Ignasi Aballí configura en esta obra una serie de retratos, más concretamente 287 grabadores que considera han marcado la Historia del arte. Fulcro óptimo de Rubén Guerrero es una suerte de contraposición en tanto es pura materia pictórica. Son Lawrence Weiner, Carmen Calvo y Francisco Reina quienes establecen la verdadera conjunción de ambos elementos al plantearlos como entidades interactivas que, al jugar entre sí, crean toda una amalgama de mensajes.

Representar la identidad parece tomar parte de ese juego, pero no con palabras o imágenes, las cuales quedan cuasi relegadas, sino con el silencio. Un silencio que llena la obra de Mai-Thu Perret, pues An Evening Of The Book, es la suma de tres vídeos en los cuales simbología, adoctrinamiento y uso del lenguaje se dan la mano como conjunción en un lenguaje alusivo al feminismo. Estos vídeos carecen de música alguna, excepto la que suena entre ellos, enlazando con la solemnidad desprendida de la obra de Julia Llerena, pues Dear Spaceman anula la identidad de la figura -nuestra identidad- para sumirnos en la profundidad abismal del espacio.

Cromática y simbológicamente, la sala Elementos esenciales sigue esta línea al presentar el proceso minimalista de Rainer Splitt: Black, dark blue and violet. Este estudio del color busca la mínima expresión al representarse, tal y como hacen en How-to-calm-yourself-after-seeing-a-dead-body, Denés Farkas, Diagnosis #14, Nuno Nunes-Ferreria, y The kitchen, Marina Abramovic, cuyas formas, simplificadas al máximo exponente, ocultan una fuerte narrativa.

PRESENTE

Abstracción y génesis es la colorida apuesta de la comisaria, puesto que su contraste pudiera resultar chocante. Sin embargo consigue un efecto tranquilizador y llamativo debido a los trabajos de Daniel VerbisMiembros de una idea vamos caminando-, Luis GordilloJaeger-, y Dis BerlinAbstracción archipiélago-, cuyos colores rompen por completo con la sala anterior al igual que las formas de María García IbáñezMicrographía nº19-, Ernesto NetoScupli, el primero movimiento– y En el abismo de tu vientre, de Daniel Verbis, las cuales, dentro de su concepto pictórico, remiten a ideas escultóricas.

La posterior sala Tras lo visible permite entender “que existe algo más allá de lo que nos permite captar nuestra capacidad de pervivir”, mostrándolo en el misticismo de Untitled (Leg by Rober gober MoMA, NY) y Untitled (Him by Maurizio Cattelan), ambas de Cristina Garrido. Lo extraño y el desconocimiento de las mismas se relacionan con Kunak de José Miguel Pereñíguez y De Tarquinia a Tartessos de Guillermo Pérez Villalta, así como con The missing person’s back de Dong Wensheng, creando entre ellas una suerte presunción de algo oculto tal y como muestra Chen Wei en House of recovery.

La última sala, Cuestión de perspectiva, nos lleva de la mano de Roberto CorominaFreak 4-, Juan Carlos RoblesAmor lagartijo-, LUCE + ELTONO Asientos acondicionados– y Miki Leal. Los cuatro artistas nos plantean un nuevo modo de acercamiento, de visión, una manera totalmente novedosa de ver las cosas.

Todo esto podría plantearse como una simple suma de salas, una larga sucesión de obras y nada más. Sin embargo, es mucho más que eso; es una colección, la visión de unas personas preocupadas por su mundo, concienciadas con él. Una visión veraz, capaz de movernos de una realidad a otra, de eliminar esa venda que supone la individualidad para centrarnos en el colectivo, en el de al lado, en las guerras y los desastres. En definitiva, pensamientos y preocupaciones de unas personas –coleccionistas y comisaria- con intención y voluntad de generar un cambio. ■

 

Perfil del autor

Fernando S. Morote

Fernando Sánchez Morote es graduado en Historia del Arte por la Universidad de Sevilla. Actualmente crítico en elRespirador, también colabora en el programa Toda una Amalgama donde dirige la sección La galería del mecenas, tareas que compagina con varios proyectos de comisariado y gestión cultural.

Interesado por la mitología y el arte emergente, su línea de investigación se abre a estudios de mitología contemporánea, tema –entre otros- que le fascina. Ha ayudado e intervenido en el montaje de diversas exposiciones tales como La noche vuelve a ser noche en la galería Alarcón Criado o El papel del artista en la galería Rafael Ortiz, entre otros.

Más información

Accede a más información sobre la expo clickando aquí.

Accede a la web de la Fundación VMO clickando aquí.

Accede a otros eventos de la Fundación VMO clickando aquí.

Accede a otros artículos del autor clickando aquí.

 

Imágenes

  1. Julia Llerena | Dear Spaceman. © Fernando Sánchez Morote.
  2. Manolo Bautista | Burning horses. © Fernando Sánchez Morote.
  3. Matías Costa | When we are rich. © Fernando Sánchez Morote.