NACE LA ASOCIACIÓN DE GALERÍAS DE ARTE DE SEVILLA (AGAS)

Nueve de las grandes galerías de Sevilla se unen en una asociación (AGAS) con la que reclamar más ayudas para el sector a organismos e instituciones públicas y privadas.

agas
Ed Weber, Carolina Alarcón y Óscar Olvera durante la presentación de AGAS en el CICUS. © Guillermo Ramírez Torres.

El 24 de enero fue presentada en el Centro de Iniciativas Culturales de la Universidad de Sevilla (CICUS), la Asociación de Galerías de Arte de Sevilla (AGAS), en la que su equipo directivo ha dado a conocer las galerías que la componen así como las líneas generales de trabajo que están desarrollando. Con esta asociación se pretende agrupar al sector privado del arte contemporáneo de la capital hispalense. Esta iniciativa, presidida por Carolina Alarcón, agrupa a nueve de las grandes galerías de Sevilla como son Rafael Ortiz, Alarcón Criado, Delimbo, Weber-Lutgen, Espacio Olvera, Félix Gómez, La Caja China, Birimbao y Haurie. AGAS pretende dinamizar el sector del arte contemporáneo y generar sinergias con los diferentes agentes sociales, tanto del sector privado como en el público.

Carolina Alarcón ha destacado la vocación interlocutora de la asociación, que pretende aunar tanto las iniciativas privadas como públicas. La asociación lleva año y medio en activo entablando contactos con instituciones y organismos como el Ayuntamiento de Sevilla o la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Como primer fruto de este trabajo, AGAS, junto con el Ayuntamiento de Sevilla han desarrollado una guía de arte contemporáneo, editado el pasado mes de octubre, y en el que se recogen las principales galerías e instituciones dedicadas al arte de nuestros días en Sevilla. Desde la asociación se busca que esta guía se edite semestralmente con información actualizada de las actividades que en ellos se realizan, evitando que quede como un mero directorio de los espacios. Esta propuesta conjunta con el consistorio sevillano permitirá al turista el conocimiento del sector cultural de la ciudad, una de las metas que se pretenden desde AGAS, basada en los modelos de difusión cultural de otras ciudades como Barcelona o Málaga.

Estos primeros contactos con el consistorio hispalense quieren desembocar en propuestas más ambiciosas como el desarrollo de residencias artísticas en la ciudad con el fin de situar un foco de arte emergente a nivel nacional en Sevilla donde confluyan artistas y comisarios de prestigio, como ya ocurre con el C3A de Córdoba. Del mismo modo, la asociación quiere estar presente en la vida de los espacios dirigidos por el Ayuntamiento como comité asesor de artes plásticas que dote de rigor e identidad propia a dichos espacios culturales, por lo que solicitan que exista regularidad expositiva en los mismos. Entre otras medidas que piden al consistorio se encuentra la actualización de la colección de arte contemporáneo de la ciudad -paralizada desde la década de los ochenta-, así como la creación de un museo municipal de arte contemporáneo, apostando por la inversión pública en la dinamización del sector artístico de la ciudad. Por el momento, se espera que entre las partidas para la cultura se destinen 30.600€ en ayudas específicas al sector, lo que supone un aumento con respecto al aporte que se realizaba para este fin anteriormente.

Uno de los deseos que muestra Alarcón es “que el sector de arte contemporáneo tenga la relevancia a nivel nacional que le corresponde”, y que se ha visto claramente mermada en las últimas décadas con el cierre de numerosos espacios y el auge del turismo cultural de Málaga. Asimismo, la asociación quiere retomar el diálogo con la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía tras cinco años sin relación con el organismo público debido a diferentes cambios en el seno de la consejería. Esta agrupación de galerías espera aunar fuerzas con las que se oigan sus demandas para el sector, como la ampliación de la bolsa de compra del CAAC, la inversión en el patrimonio cultural del futuro mediante la adquisición de obra contemporánea  así como el desarrollo de la ya olvidada Ley de Mecenazgo, anunciada en 2013 por la Junta de Andalucía.

AGAS quiere servir como herramienta para el acercamiento y la difusión de la cultura a la sociedad, con medidas que implanten unas políticas culturales que garanticen el acercamiento del arte a la sociedad por medio de plataformas e iniciativas basadas en la calidad. También resaltan el papel que actualmente tienen dentro de la sociedad y el tejido cultural, teniendo una programación estable, dinámica y gratuita a pesar del 21% de IVA cultural, lo que hace muy difícil la competitividad con respecto a otras galerías internacionales. Por su parte Ed Weber, tesorero de la asociación hace hincapié en un reparto más equitativo de las ayudas a la cultura para que no recaigan en sectores culturales ya privilegiados como los relacionados con el folclore de la ciudad, apostando por el patrimonio cultural que actualmente está en creación. ■